Historia

Este palacio fue originalmente propiedad de la familia Morosini y fue comprado a principios del siglo XVIII por los Sagredo, una familia noble que había vivido en el barrio de Santa Sofía durante siglos.
La fachada sobre el Gran Canal es una prueba del origen bizantino del edificio, que fue alterado varias veces en los siglos posteriores.

La planta baja original con las puertas que dan al agua, y la primera planta con sus altas ventanas arqueadas que descansan en pilares delgados, se completaron en el siglo XV con la adición de la segunda planta, que cuenta con frisos de tracería alrededor de las ventanas centrales con parteluz del Portego o sala central.

Volver arriba
Reserva en línea
Mejor tarifa en periodo
Últimas habitaciones disponibles
Estancia mínima
Children age:

 

 

 
Las mejores tarifas garantizadas
pago seguro
Reservas abiertas 24h/24
Sin costo adicional
Clientes satisfechos